En un escenario donde las AFP están siendo permanentemente cuestionadas, se consolida en Chile la opción de inversión inmobiliaria, como una alternativa para asegurar ingresos para nuestra vejez. Un negocio transversal, altamente atractivo, con una buena rentabilidad y que se está imponiendo los últimos cinco años, principalmente para la clase media, gracias a las opciones que entregan hoy bancos, inmobiliarias y una inmejorable tasa de interés.

Es una alternativa de negocio que se consolida cada vez más en nuestro país. Partió tímidamente en el año 2013 y hoy es una opción no sólo para profesionales de estratos socioeconómicos más acomodados, si no también para la clase media.

Se trata de la inversión inmobiliaria, que crece año a año y que hoy se extiende no sólo en Santiago, si no en otras regiones, como la del BíoBío, Coquimbo, y Valparaíso.

Son varias las razones por las que muchas personas están pensando en invertir en un inmueble y por la que cada vez hay más interesados en comprar departamentos, para luego arrendarlos y obtener algún tipo de rentabilidad de esta inversión.

Más allá de los ingresos extras que signifiquen, entre las principales motivaciones para comprar hoy en día, figuran las bajas tasas de interés (las más bajas de los últimos 17 años), la volatilidad de la Bolsa de Valores, la compra exenta de IVA y la gran oferta que hoy existe en el mercado.

Dentro de los principales motivos está la desconfianza e insatisfacción en el actual sistema de administración de fondos de pensiones (AFP), la que en los últimos años se ha incrementado, existiendo un rechazo generalizado de la población a este sistema de ahorro, ya que la realidad demuestra que no asegura una buena pensión al momento de jubilarse.

Ventajas de invertir

Las ventajas de invertir en propiedades y sus principales beneficios, marcan la diferencia a la hora de tomar esta decisión:

  • Descubrir tu potencial de compra: Aprovechar tu capacidad de crédito, algo que se puede desconocer.
  • Beneficios v/s AFP: La inversión en departamentos puede borrar las inseguridades de otras formas de inversión (AFP), dado que es una de las formas de inversión más seguras.
  • Una historia de plusvalía donde el tiempo corre a tu favor: el valor se incrementa con el tiempo, a diferencia de inversiones riesgosas.
  • Bajo Riesgo: Históricamente las Propiedades tienen un comportamiento de bajo riesgo, donde la inversión en departamentos puede ser mejor que un seguro de vida.
  • Pensando en tu futuro: Cuidas tu futuro (jubilación) y el de tu familia, aumentando tu patrimonio. Aseguras hoy tu futuro con una alternativa al ahorro previsional.
  • Protegido contra la Inflación: Inviertes en UF y eso implica que el valor de tu inversión aumenta con el tiempo.
  • Porque la Ley te ayuda: DFL2: Decreto de ley que entrega beneficios tributarios a todas las propiedades habitacionales de menos de 140m2.

Requisitos para dar el paso

Una vez conocida toda esta información, lo importante es saber qué pasos seguir para lograr concretar este negocio de inversión inmobiliaria.

“Invertir en propiedades siempre ha sido una muy buena alternativa y actualmente tiene varias virtudes que la convierten en una excelente opción, donde las principales son: primero inviertes tu dinero en UF, por lo que el valor no se deprecia en el tiempo, segundo aprovechas la plusvalía, es decir que el valor de la propiedad misma crece en el tiempo, por lo que obtendrás ganancia al venderla y tercero existe una rentabilidad derivada de arrendar la propiedad».

«Al financiar la propiedad a través de un crédito hipotecario, además, se puede aprovechar la capacidad de crédito de las personas al apalancarse y sacar un nivel de beneficios mucho mayor, como conseguir que la propiedad se pague sola gracias al arriendo, como obtener ganancias que pueden multiplicar hasta por 2 veces lo invertido en un par de años si es que la propiedad sube un 10% su valor. (pensando que históricamente suben un 6%)».

Por último, «un cuarto punto a favor son los beneficios tributarios que existen en este tipo de inversión, como lo son el DFL2, donde las personas pueden tener hasta sus 2 primeras propiedades para renta libres de impuestos sobre el arriendo de la misma, entre varios otros”.

Requisitos y recomendaciones

Sobre los requisitos y renta promedio de los inversionistas,  la recomendación es que se invierta por sobre un 25% del sueldo de la persona, por lo que una persona que gana $800.000, podría aportar una cuota de hasta $200.000. Una propiedad de UF1400, que sería lo que podría financiar el banco al 80% a una persona con esa renta, quedaría un dividendo aproximado de $165.000 a 30 años y es más, si esa propiedad la tendrá para inversión, es altamente probable que el arriendo de la misma supere ese dividendo, dejándole una pequeña ganancia libre de impuestos.

  • Ser sano financieramente y no tener grandes deudas, esto quiere decir, ser sujeto de crédito para que se haga con responsabilidad.
  • Poseer una capacidad de ahorro mensual que le permita pagar la cuota del pie y del crédito hipotecario en caso de sufrir vacancia de arrendatario
  • Tener una renta recomendada sobre $800.000 o bien complementar entre 2 personas $1.500.000.

Los barrios más apetecidos por inversionistas siempre ha sido el sector de Santiago Centro, San Miguel, San Joaquín, Independencia, Estación Central, comunas donde ven que ya ha existido crecimiento.

“Se ha educado a las personas sobre seleccionar los sectores emergentes, donde hay una alta probabilidad de que el crecimiento sea mucho mayor al promedio, debido a factores como conectividad, cambio de planos y desarrollo de polos comerciales”.

Se recomienda además los departamentos para renta, donde el valor del arriendo supere el dividendo y cumpla con los mínimos de normas generales. Como norma general, las propiedades que se encuentren en lugares donde se ve que existe o existirá buena conectividad, centros de educación y desarrollo comercial.